"Desvariando, para no variar, en un diario inventado.. O no." (Elena Lpez. Dguez.)

jueves, octubre 20

Estuvo admirándome..

..durante toda la cena, haciéndome sentir única y genuina. Notaba esa mirada marrón transportadora hacia otros mundos desconocidos, cerca muy cerca del alma, acariciándola suavemente como si pudiera tocarla. Las risas llegaban plenas, con ganas. Las anécdotas y los recuerdos se sucedían y el tiempo pasaba deprisa, demasiado deprisa. Me sentía tan a gusto con él dejándome llevar placenteramente por su voz que no pensaba nada, absolutamente nada. Solo sentía emociones una tras otra y me embriagué de su dulzura, literalmente. Podía percibir sus emociones como si fueran mías y fue tan inmenso, tan indefinible, tan magnífico que empecé a encontrar definiciones exactas para la palabra amor. Pero definiciones desde donde ya no existían las palabras... yo ya no quiero palabras.

martes, octubre 18

La noche..

.. así como un ente, personalizada. La noche con su artículo femenino singular. La que me impide que cierre los ojos para soñar los sueños que quiero porque me arrastra hacia ella y me envuelve de terrible soledad. Esa que siento cuando sé que estás lejos aunque estés a mi lado.
La noche, esa que viene siempre inexorablemente quiera o no quiera y me envuelve en eso que los poetas llaman "su manto". Un manto oscuro y tenebroso, que no me deja ver más allá de mi nariz y que hace que tenga que ahondarme en mi ser y mirame dentro aunque no quiera hacerlo.
La noche no ayuda a responder mis preguntas, esas que durante el día evito con facilidad.
Ahora miro al techo sin ver nada preguntándome tantas cosas que sé que no me responderé. Una y otra vez..
... Una, dos, tres.. (me dejo llevar).. cuatro.. (benditas pastillas salvadoras de sueños).. cinco.. (que me acercan a ti)..

miércoles, octubre 12

Era impensable..

.. que le dijera que no a la sorprendente invitación a cenar. Pensaba que su vida era un remanso de paz como feliz esposo y padre de familia. Pero como todo en esta vida no siempre las cosas son como parecen. Decidí dejar a un lado el orgullo y disfrutar de una velada marcada más bien por el recuerdo. Por una vez en mucho tiempo me sentía viva y ansiosa por hacer algo sin ti. Y eso no iba a dejarlo a un lado. Mi mente y mi corazón buscaban ese relajo interno que tanto necesitaban y la invitación me vino que ni pintada. Por una vez en mucho tiempo me arreglaría para alguien que no eres tú, simplemente por el placer de hacerlo, por las ganas de sonreír y las ganas de no pensar en nada que no fuera yo misma..
Me pinto los labios alegre y optimista pensando que va a ser una momento único y quizás irrepetible, y a ello voy, sintiéndome imponente pisando fuerte con mis tacones.
Y no le hago caso a mi cerebro que está tratando de advertirme de que esta vez tampoco lo hacía por mí..

lunes, octubre 10

Alcé la vista..

..  y ahí estaba él. Lo tenía casi olvidado. Cómo era posible que apenas rememorara esos tiempos felices? Estaba tan absorta en ti que no recordaba apenas esos momentos intensos. Pero de repente y casi sin querer todo volvió a surgir, como el volcán en erupción lanzando lava caliente quemando todo a su paso.
Allí estaba él, discutiendo (casi amablemente) con el director de nuestra sucursal. Amablemente, como todo él. Todo en él era amable y dulce.  Había envejecido y tenía ese aspecto maduro de quién lo había hecho con dignidad. Su pelo , esos rizos con los que jugaba con mis dedos, se había vuelto blanco en las sienes. Sus ojos marrones color miel, con esa mirada con la que siempre bromeaba: Más quisiera Antonio Banderas tener tu mirada!!.. Esa mirada que penetraba dentro de mi alma haciéndome sentir cálida y querida, llenándome de olas de optimismo y ganas de vivir.
Ahí estaba él.. cercano otra vez, otra vez dentro de mí cuando me reconoció entre sorprendido y alegre. "Hola, cuánto tiempo!" Y sucedió que todo se detuvo, menos el bombeo de mi corazón..

viernes, octubre 7

Lo supimos..

.. cuando nuestros labios se separaron, supimos al instante que esa sería nuestra última vez. Ya nunca más sentiré tu respiración en mi nuca, ni tus susurros de falso amor. Nunca más tendré que esperar a que me llames ni me sentiré abandonada si no lo haces. Te vas, te echo, te arrancaré de mi corazón. Me costará porque habitas en él. Pero sabes? Ya te echo de menos y eso que nunca te tuve..

jueves, octubre 6

La delgada línea roja..

.. o azul o granate o verde. Esa que separa lo real de lo imaginario. La que yo atravieso ahora y  la que consigue que sea lo que yo quiera cuando yo quiera. Y ahora me apetece adentrarme al otro lado, a ese a donde pocas veces voy, a ese donde soy yo la fuerte y la que toma las riendas. Sabes que detesto las mendicidades de cariño, me horroriza tener que demandarte lo que deberías darme por placer. Vas a tener que esforzarte un poco más, porque acabo de traspasar la delgada línea y la estoy pintando de color negro.. Estás a tiempo, vienes?

sábado, octubre 1

Y eso hago..

.. me descalzo y siento la hierba fresca en mis pies. Juego con con los brotes de las plantas silvestres que nacen por todas partes. Y me tumbo notando el calor del sol en mi cara. Vivo este momento placentero disfrutándolo como si fuera la última vez que pudiera saborearlo. Y cierro los ojos mirando lo que veo dentro de mí, me interiorizo y me analizo.. me busco y me encuentro. Soy yo sin nadie más, sin ruidos que perturban mi mente, solo la hierba, el sol caliente y yo. Me asomo a mis recovecos y me gusta lo que veo:  Vehemencias, enfados, peleas y pasión. Cariño y empatía. Y amor, mucho amor. Soy la mujer que debo ser, nadie podrá cambiar lo que soy. Haz que me sienta  plena compartiendo la parte que me falta:  ese corazón que te cuesta darme.